NUEVA LINEA SOLAR CABIRO

NUEVA LINEA SOLAR CABIRO
5 (100%) 1 vote

Nuestra piel envejece prematuramente cada vez que la exponemos al sol sin la protección adecuada, aunque no nos quememos. Sólo una constante y contínua atención a los rayos del sol puede reducir sus signos y efectos. Una exposición poco correcta durante la infancia provoca sobre todo la aparición de manchas, lunares y verrugas que requieren un seguimiento permanente conforme a la regla del ABCDE (Asimetría, Bordes, Color, Dimensiones, Extensión). Con el paso del tiempo, aparecen otros daños: arrugas y manchas que son consecuencia del sol tomado durante toda la vida, principalmente en edad adulta. En resumen, nunca es demasiado tarde para comenzar a protegerse.

El sol: ¿bueno o malo?

Bueno y malo: estimula la producción de vitamina D, fundamental para la salud de los huesos, y de serotonina, importante para el buen humor. Sin embargo, puede provocar quemaduras o daños a largo plazo, como un envejecimiento prematuro de la piel o tumores cutáneos. El sol se vuelve nocivo si se toma en exceso e indebidamente.

¿Cuál es la diferencia entre los rayos UVA y UVB?

Los rayos UVA y UVB suponen más del 95 % de la radiación solar y están presentes a lo largo de todo el día y todo el año, aunque es cierto que registran un leve aumento en los meses de verano. Las lámparas de bronceado también emiten este tipo de rayos, capaces de atravesar el vidrio y penetrar en profundidad en la piel. Los rayos UVA son más engañosos que los UVB porque resultan imperceptibles. La exposición a grandes cantidades de rayos UVA durante periodos de tiempo prolongados provoca el envejecimiento prematuro de la piel y puede desencadenar fotoalergias, principalmente en caso de consumo de ciertos fármacos. Los rayos UVB representan aproximadamente un 5 % de la radiación ultravioleta y están presentes sobre todo en las horas centrales del día y durante el verano. Se filtran a través del vidrio y disponen de una menor capacidad de penetración en la piel. Los rayos UVB tienen efectos psicoemotivos y biológicos positivos, como la activación de la vitamina D y el bronceado, pero en ausencia de una protección adecuada pueden causar serios daños en las células cutáneas. El riesgo de desarrollo de melanomas está asociado a una alta exposición a los rayos UVA y UVB.

Todas las partes del espectro solar (UVA, UVB e IR) contribuyen al envejecimiento cutáneo de la fotoexposición, pero los UVA penetran hasta la dermis y su acción es más potente.

¿Disponemos de una protección natural frente al sol?

Sí. Está formada por la melanina y el ácido urocánico, presente en el sudor, que se desarrollan durante la exposición al sol en función de la disposición individual vinculada a nuestro fototipo. Es una protección de gran importancia, pero resulta insuficiente en caso de exposición prolongada e intensiva. Sin embargo, por su parte, los productos con filtros solares aplicados de forma constante reducen los riesgos de los daños.

¿Qué garantiza un SPF30? ¿Se puede usar por encima de la crema?

Una protección SPF30 garantiza la protección ideal incluso de los fototipos más claros y sensibles. No todas las protecciones SPF30 se pueden utilizar sobre la crema habitual. La Línea Solar Cabiró, ha ideado un producto con una textura ligera y seca que permite que sea compatible con otras cremas y muy fácil de utilizar siempre que se considere necesario, cuando la luz solar sea más intensa y potencialmente nociva. Para pieles que necesitan una protección distinta, también encontrarás otras opciones:

Ver Línea Solar Cabiró completa.

¿Podemos usar filtros solares en el contorno de los ojos?

El contorno de los ojos no requiere el uso de filtros solares. El área más cercana al ojo puede protegerse adecuadamente con gafas de sol certificadas por la marca CE.

Los antioxidantes: ¿cuándo y para qué?

Los antioxidantes de origen natural son de gran utilidad, tanto si forman parte del producto protector, como si están presentes en un complemento específico o en una alimentación rica en frutas y verduras frescas y diversas. Los carotenoides como el betacaroteno y el licopeno derivado del tomate, las vitaminas E, C y B6, y el betaglucano actúan en sinergia para combatir la formación de radicales nocivos que se desarrollan durante la exposición al sol.

Nos acordamos de protegernos del sol cuando estamos en bañador, pero ¿y en el día a día?

La protección solar debe garantizarse en todo momento, cada vez que la luz del sol actúa sobre nosotros de forma intensa, directa o indirectamente. Para ello, el fluido defense es un buen aliado, ideal como protección diaria y ligero como una crema de día, lo que permite combinarlo perfectamente.

El fluido defense combate activamente el envejecimiento cutáneo por su eficacia contra los rayos UVA-UBV-IR*. Se trata de un fotoprotector con Ácido Hialurónico y SPF 30 que actúa como un escudo invisible, una barrera antimanchas y antienvejecimiento para todo el año.

¿Hay algún alimento que ayude a limitar los daños de la exposición al sol?

Las frutas y las verduras son muy beneficiosas. Se recomienda tomar por lo menos 4-5 piezas al día.

Cuando la alimentación no es suficiente, recurrimos a los complementos alimenticios: ¿cómo funcionan?

Los complementos alimenticios aportan las sustancias más útiles frente a los radicales libres generados por la acción nociva de los rayos solares, enriqueciendo y completando la acción de los nutrientes, que a su vez se ven reducidos en los alimentos durante su conservación y proceso de cocinado.

Para completar la acción de las cremas solares, la línea solar Cabiró dispone también de una opción en forma de complemento alimenticio, Solcap 30 capsulas.

Por otro lado, si ya has sufrido una exposición excesiva al sol, y necesitas calmar la piel, el After sun Azulene es ideal por su eficaz acción calmante, resultado de una sinergia entre diversos ingredientes activos de origen vegetal, capaces de evitar, al mismo tiempo, todos los factores que producen el enrojecimiento de la piel tras la exposición.